viernes, 26 de junio de 2009

Cómo entender la Cabalá


La versión de este sitio en estilo simple de los principios de la Cabalá está basada en la obra del prominente cabalista, rabino Ashlag (1885-1955). El rabino Yehuda Ashlag nació en Varsovia, viniendo a Israel en 1921. Escribió siete importantes libros sobre la Cabalá, incluyendo un comentario sobre la principal obra cabalistica, el "Zohar" y dos colecciones de tratados populares sobre el tema. Su hijo mayor, el rabino Baruj Shalom Ashlag (1906-1991) continuó su obra, y quien esto escribe, Rav Dr. Laitman tuvo la suerte de ser su discípulo.



El problema de la comprensión al estudiar la Cabalá deriva del hecho de que el ámbito de lo espiritual y nuestro mundo son imposibles de comparar. Por lo tanto, respecto a un tema que estudiemos, aún si lo entendemos, será sólo de manera temporal porque comprendemos con la porción espiritual de nuestro intelecto que es constantemente renovada desde Arriba. Debido a esto, aquello que previamente comprendimos, nos aparece de repente como algo que no está claro. Por ello, como resultado del nivel o situación espiritual, los textos les parecerán a veces con contenido y en otras ocasiones, sin ninguno.

No es necesario abandonar toda esperanza si hoy no comprenden lo que ayer les resultaba claro, está bien que les parezca que esto no tiene contenido ni lógica o incluso extraño, porque uno no estudia Cabalá para comprender y saber, sino para empezar a sentir y ver fuerzas espirituales, luces y niveles. Sólo una aprehensión espiritual personal les dará el conocimiento absoluto acerca de cómo está construida y organizada toda la Creación. Este sitio debería hacerles dar un primer paso hacia el logro de dicho estado.

Esto no está hecho para ser leído desde el principio hasta el final, sino que encuentres lo que te resulte más afín a tus sentimientos interiores y ahondar en ello. Trata de encontrar tus sentimientos.

Tu relación, positiva o negativa, con lo que el autor escribe no es importante; lo importante es que te sientas tocado. Y de ninguna manera está escrito para que lo recuerdes, ni debes verificar cuánto recuerdas, sino que, si no recuerdas, es inclusive mejor, porque lo que sentiste ya pasó y ahora estás listo para recibir nuevos sentimientos.

Este es el modo específico en que construyes nuevos sentidos en ti mismo/a. Si así lo haces, este sitio te servirá de guía en tu desarrollo espiritual personal.

Todos nuestros problemas en este mundo se originan por el hecho de que no sentimos la presencia del Creador. ¡Cuánto más fácil nos sería vivir si sintiéramos Su presencia, si pudiéramos sentir Su presencia por lo menos tan vívidamente como otras cosas que sentimos y que nos afectan! Entonces no tendríamos ninguna duda acerca de cuál es la fuente de todo lo que nos ocurre. Podríamos ver la fuente de todo lo que nos ocurre y las consecuencias de nuestros actos. A través del diálogo con el Creador, podríamos aclarar todos nuestros problemas, solicitar ayuda y recibir consejo. Así sería de la mejor manera, tanto para nosotros como para Él. Si pudiéramos vivir en claro contacto con el Creador, esto reemplazaría todas las experiencias de vida, educación, ciencia y conocimiento.

Si viéramos al Creador de un modo revelado, nos impediría cometer los pecados más serios y nos permitiría llevar a cabo los trabajos más difíciles, pues veríamos los resultados de nuestros esfuerzos. De todo esto, podemos afirmar que todo lo que nos falta es el reconocimiento del Creador.

Si esto es así, el problema y objetivo principal del ser humano es llegar a reconocer y sentir la presencia del Creador, y es allí donde debería colocar todos los esfuerzos de su vida. El método para lograr el sentimiento de la presencia del Creador durante la vida de una persona en este mundo se llama Cabalá.

La sensación de la presencia del Creador se llama "fe". El error más común al definir esta palabra consiste en pensar que la fe es una situación en la que una persona no experimenta con todos sus sentidos la presencia del Creador. En cambio, se considera que la palabra "fe" denota un estado en el que no se siente (experimenta) con los sentidos al Creador, sino que se da por sentada Su existencia.

Según la Cabalá, la Luz del Creador llenando los sentidos de una persona es llamada "fe".

De todo lo precedente, nos resulta claro que todas nuestras pruebas y tribulaciones y nuestros sentimientos de inutilidad provienen exactamente de la sensación de falta de presencia del Creador, e incluso la misma Torá dice al respecto: "Saborea y ve que Dios es bueno".

El objetivo de este sitio es ayudar al lector a alcanzar el sentimiento y el reconocimiento de la presencia del Creador.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada